Feeds:
Entradas
Comentarios

UN PEQUEÑO UNIVERSO…

UN PEQUEÑO UNIVERSO...

UN PEQUEÑO UNIVERSO…

Para leer escuchando…

………………….

Como un punzón, un escalofrío le recorrió la espalda.

Tan sólo lo había perdido de vista un momento, apenas el tiempo necesario para limpiarse un poco las gafas, y ahora el asiento estaba vacío frente a ella. Y un dolor extraño con sabor a tristeza se adueño de su cuerpo.

Aún no se explicaba lo que había ocurrido. Como había empezado todo, pero ahora estaba allí, sola. En mitad de la nada. En aquella línea de metro que nunca habría tomado, cerca ya de la media noche de un viernes cualquiera. Desde que decidió sin saber porqué seguirlo; sin poder hacer nada por evitarlo. Y así como una autómata, ir tras Él cuando sus miradas se cruzaron, apenas un segundo, en aquel andén.

Aquel chico con aire despistado y aquel brillo en sus ojos, no necesitó nada más…

Lola sin pensarlo, había tomado aquel vagón al asalto un instante antes de que la puerta se cerrara tras ella. Y sorprendida de aquella ocurrencia, se había refugiado en el último sitio libre que quedaba al fondo.

En el último sitio...

En el último sitio…

-¿Desde luego cada día estas más loca?-se dijo en silencio mientras sonriente movía la cabeza.  

Pero -¿Porqué no?- se preguntó. No tenía nada más que hacer que volver sola a casa después del trabajo. No molestaba a nadie y en el fondo aquella situación le divertía. Seguir a un desconocido en el metro, a distancia, y en plena noche.

-Mejor no contárselo a nadie…-  Sonrío.

Decidió que ya que había tomado esta absurda decisión se lo iba a tomar en serio. Estaba demasiado lejos de su objeto de estudio, así que en la primera parada que pudo buscó un asiento apenas a unos metros de aquel hombre.

Como si alguien la observara, miró a derecha e izquierda, y tras reírse de si misma por aquella ocurrencia, cual espía tras el telón de acero, decidió observarlo con más detenimiento.

-¡El muchacho es realmente guapo, si señor!-balbuceó en silencio, mientras lo miraba con aire distraído.

Él, mientras tanto, ajeno a aquel seguimiento se atusaba el pelo enfrascado en un libro que acababa de sacar de un pequeño bolso.

Enfrascado en un libro... " By Leah Piken Kolidas"

Enfrascado en un libro…
” By Leah Piken Kolidas”

 

-Apenas llegará a los cuarenta-se dijo.

Alto. Moreno. Elegantemente informal, parecía volver de un día intenso de trabajo. Se le veía cansado, pero no dejaba de dibujar una suave sonrisa con aquella boca grande; y Lola pensó que era realmente bonita.

Intentó pensar quién podría ser, de dónde vendría, qué pensaría. En un juego que le pareció placentero en un principio; oculta en aquella selva de gentes que entraban y salían a cada llamada de la locución de turno. Y así, comenzaron a caer las paradas, una a una. Sin que ella pudiera ya apartar su mirada.

Y sin darse cuenta, comenzó poco a poco a mirarlo con otros ojos. A perderse en sus gestos de hombre tranquilo. A analizar su semblante, cada expresión, cada pequeño movimiento. Para sin saber cómo, dejar de ver a nadie más en aquella vorágine de hora punta, y verse sola frente a Él y frente a ella misma.

Y aquel entretenimiento de viernes aburrido se fue tornando en otra cosa. En una atracción que la arrastraba inexorablemente, cuajada entre aquellas paredes y luces blancas. En aquel silencio atronador que parecía inundarlo todo, y que la llevaba a aproximarse más a aquel asiento junto a la segunda puerta.

Y es que a veces, cuando menos lo esperas, la vida te sorprende. Te ofrece una oportunidad inesperada, pero mágica. Y aquella noche, perdida en aquel frío banco, Ella comenzaba a sentir la magia.

De pronto Lola se vio frente a su mirada. Y lentamente había dado el paso para colocarse en el asiento de enfrente. Él, al otro lado, parecía no observarla mirando al vacío.

Hasta que de pronto ocurrió… y una sonrisa dibujada en aquel rostro la removió por dentro. Frente a ella, aquellos ojos claros la observaban, sí, mientras el mundo se detenía por un instante.

La observaban...

La observaban…

Lola no pudo mantener mucho aquella mirada y azorada bajó la vista buscando el sosiego perdido.

-¡Vamos, que te pasa!…-se preguntaba.

Y en cuanto pudo retomar el aliento, levantó de nuevo los ojos para encontrarse con los suyos que continuaban observándola como antes. Sí, la miraba…

Entonces, no pudo hacer otra cosa que sonreírle. En una sonrisa que de ida y vuelta cruzó los pocos metros de un universo pequeño pero a la vez inmenso, que entre los dos comenzaban a tejer entre la multitud. Un espacio propio, íntimo a pesar de todo, que no necesitaba nada más que aquel aire hechizado y su presencia.

Y así transcurrieron los minutos casi en un suspiro. Para sin hablarse, decírselo todo. Como si estuvieran predestinados a aquel encuentro callado que necesitaba un firmamento fuera…

[…]

Y de pronto… el vacío.

Aquella inesperada ausencia que la estaba desgarrando por dentro cuando al cerrarse la puerta se dio cuenta que Él ya no estaba. Que ni siquiera sabía su nombre. Que aquellos ojos se habían perdido, y con ellos una ilusión como no recordaba…

  […]

Apenas había dormido. Cómo hacerlo.

No lograba entender lo que había ocurrido la noche anterior, intentando buscar una explicación a algo que parecía no tenerla. Realmente no había sucedido nada, o tal vez había ocurrido demasiado. Pero en su interior sabía que aquellos minutos, que aquella mirada la habían marcado por dentro como no recordaba.

Tal vez no dejó de ser un simple juego. Un pasatiempo sin sentido ni razón alguna, se decía. Algo que comenzó como una diversión a la que ahora se aferraba desamparada y triste sobre aquel viejo sofá. Atormentada por no haber dado el paso para simplemente hablar con Él.

El sonido del teléfono la saco de la ensoñación.

Lola miró al reloj aturdida; eran ya las ocho de la tarde y sus amigas, al otro lado, le recordaban donde habían quedado para tomar algo.

Se dio prisa. Y el agua de la ducha cayó sobre su cuerpo como un maná salvador y se dejo querer. Se enjabonó despacio, y dejo que por unos minutos aquel manantial urbano barriera la tristeza en la que llevaba sumida todo el día.

Después, decidida, abrió el armario y sin pensarlo tomó aquel vestido de los días importantes. Ese que parecía elevarla sobre sus penas. Y así envuelta en lino, y su mejor perfume, sacó su sonrisa enlatada a pasear la ciudad.

-¡Todo pasaría…!-pensó.

Bajo entonces las escaleras, despacio, como en un ritual en busca del refugio de las calles, para casi sin darse cuenta adentrarse nuevamente en las entrañas de su Madrid . Y así buscar la línea 5 hacia La Latina: Su destino.

Nada más sentarse en aquel vagón sintió de nuevo un estremecimiento extraño. Parecía como si nada hubiera cambiado; como si el tiempo sorprendentemente se hubiera detenido…

Intentó no pensar más en ello, no debía volver a caer en esa melancolía. Se había vestido para la fiesta y no estaba dispuesta a entristecerse de nuevo. Así que cerró los ojos e intentó borrar de su cabeza aquellos pensamientos.

[…]

universo 2

 

-¡Próximo destino… La Latina!-anunció aquella voz, mientras Lola abría despacio los ojos.

Se había dormido casi y sin las gafas apenas podía distinguir las formas de los pasajeros que abarrotaban el metro. Se las colocó despacio, y de pronto la vida y sus colores aparecieron a su lado… pero también enfrente, de nuevo, aquella mirada. 

Él no lo dudó.

Y de un paso cruzó aquel pasillo que llevaba dormido apenas un día. Para abrir de nuevo las puertas de aquel espacio único que sin saber cómo los dos habían construido hacía tan solo unas horas.

 -¡Me llamo Mario!-le susurró dulcemente al oído.

Y aquellas cinco letras le estallaron dentro para borrar de un plumazo su nostalgia. Las puertas se cerraron y el tren prosiguió su camino.

Y el mundo de nuevo se difuminó ante ellos… perdido en aquel pequeño universo.

 

universo 4

En aquel universo…

………………….

PD:

El destino da siempre nuevas oportunidades

a quienes saben luchar y creer en ellas.

………………….

DEDICATORIA:

 

A los/as que aún creen que si puedes soñarlo puedes hacerlo.

A tus ojos que me hablan…

Del Amor y el Miedo...

Para leer escuchando…

…………….

“Todas las cosas tienen su misterio.

Y la poesía es el misterio que tienen todas las cosas”.

Federico García Lorca. Granada. 78 Aniversario de su muerte.

…………….

Desde algún lugar del mundo…

18 de Agosto de 2014.

 

Amor.

Miedo.

Amor y miedo; a lo desconocido, al cambio, a nuevos espacios…

Parecen dos cosas distintas, pero muchas veces van de la mano. Como sol y luna; partes de un todo complejo e íntimo que nos fluye por dentro.

Todos lo hemos sentido alguna vez, porque en el fondo, es parte del proceso. La vida nos lleva muchas veces a encerrarnos en nosotros mismos, para volvernos guardianes de nuestro castillo interior, cerrando fronteras. Nos aferramos a nuestras costumbres, a nuestra manera de vivir sin rendir cuentas, al universo que hemos creado a nuestra imagen y semejanza y donde nos sentidos tan cómodos. Donde somos Reyes y Reinas. 

En nuestro Castillo interior...

En nuestro Castillo interior…

Y de pronto, el torbellino del amor entra una mañana por la ventana para removerlo todo y elevarnos sobre nuestra ordenada existencia. Y casi nos falta el aire…

Y es que amar es maravilloso y complejo al mismo tiempo. Exige dar y recibir; y dar, darnos, siempre es más complicado. Exige renuncias y examinarse a uno mismo, y eso cuesta… cuesta mucho. Porque nada nos parece nunca tan perfecto como nuestras propias decisiones, como nuestro propio punto de vista; nada.

Y de pronto, alguien nos abre las puertas de la fortaleza para enseñarnos otro firmamento. Para mostrarnos que hay otras luces y otras sombras. Para acariciarnos el alma, sí, pero también para obligarnos a verlo todo con otros ojos… compartidos. 

El amor nos saca de nuestra meticulosa manera de vivir, de esa que hemos elegido pensando que era la mejor, o la única… para despeinarnos. Para removernos por dentro y darle la vuelta a todo. Porque si esto no ocurriera, no creo que fuera amor, en verdad.

Para despeinarnos...

Para despeinarnos…

Y nos abre nuevos caminos. Para visitar y compartir otros mundos; para sin ser diferentes, arriesgarnos, cambiarnos, trufarnos de otro. Y eso a veces nos aturde, nos tambalea…

Miedo.

Sí. A veces es tan sencillo tener miedo a sentir. A perder algo de nosotros mismos. Como si amar fuera perdida… y no ganancia.

No. No lo tengamos y arriesguemos.

Demos siempre oportunidad al amor, sin corsés ni premisas.

A ese que no te exige, que se ofrece sin nada a cambio. Que llega cualquier día, sin estar preparados y que nos cambia los muebles del corazón de sitio.

Sin estar preparados...

Sin estar preparados…

Al que nos saca la mejor sonrisa, nos cepilla la conciencia, y nos perfuma de alegría. A ese.

Al de no cambies, al de que yo te quiero tal como eres, porque si eres otro por mí, nada tendría sentido.

Al de cuando quieras y como quieras.

Al de en tu casa o en la mía, o construimos una los dos, pero juntos. También a este.

Al que nos lleva a planteárnoslo todo, a reír y llorar al mismo tiempo. Al que nos hace no dormir pensando dónde voy, o qué hago, porque nos rompe todos los esquemas. Sin pararnos a pensar que nada es más hermoso que lo que nos renueva por dentro, aunque a veces… duela.

amor 5

Reir…

A ese amor que te tiende las manos abiertas y el corazón, desnudo. Que te mira a los ojos de frente, plagado de ternuras. El de juntos somos invencibles, pero en tu soledad te espero si la necesitas.

Al de la pasión. Al de la palabra o el silencio. El de en la multitud o en la soledad compartida…

Nada, nada nos hace más humanos que amar. No lo dudéis. Nada lo hace aunque no tengamos respuestas. Aunque no sepamos donde nos lleva. 

Merece la pena. Porque hallarlo es realmente un milagro, un tesoro. Así que no tengamos miedo a acogerlo con todas las consecuencias.

No se vende en ninguna parte. Pero nada es más valioso.

Así que cuando lo encontremos, aunque nos rompa por dentro, aunque nos despoje de nuestra calma para construirnos otra diferente, sepamos verlo con otra mirada y sentirlo. Y démonos a corazón abierto, como si fuera el primer y el último día.

Sin recelo al cambio, pero sin dejar de ser lo que somos.

Porque nada nos hará mejores, dar lo mejor de nosotros mismos, reconocernos más en el espejo de la vida… que el amor verdadero.

 

Sintamos miedo, solamente, a no encontrarlo.

amor 7

…………….

DEDICATORIA:

A tus ojos que me hablan… y me lo han dado.  

PASOS PERDIDOS... Foto: Alfredo Oliva

PASOS PERDIDOS…
Foto: Alfredo Oliva.

Para leer escuchando…

 

…………………………

  En cualquier lugar del mundo…

14 de agosto de 2014.

 

Tal vez hemos perdido el camino, buscándolo. Tal vez, extraviados en un extraño Reino. Sí, el de “Los Pasos Perdidos”.

Y aunque no lo hayas oído nunca, todos de una manera u otra lo hemos visitado, alguna vez…

 […]

Partimos una mañana de un año cualquiera sin mochila ni equipaje pero cargados de sueños para empezar el trayecto. Con un horizonte en el alma, andar alegre y sonrisa por montera.

Piensa, recuerda, no hace tanto…

El paso firme. La mirada al frente y todo por descubrir. Sin miedos, sin recelos, pero cargados de incertidumbres. Altos o bajos, rubias o morenas, del Sur o del Norte; simplemente gentes, buscando el Santo Grial de la felicidad que nos esperaba y nos espera.

Y no importaba el tiempo.

Ni el viento o la lluvia. Ni el hambre, la sed o el cansancio, porque recorrerlo, transitar ese sendero era suficiente para aliviar cada nueva zancada, para volver a dejar cada huella.

A cada recodo, la vida se nos mostraba de un color diferente, con un tono distinto, para saborear aquel regusto a libertad como una bocanada de aire fresco que nos quemaba los pulmones. Cada descubrimiento era un tesoro; un regalo que nos abría de par en par las puertas a mil nuevas veredas, que frente a nosotros, nos invitaban a recorrerlas y a descubrir sus secretos. Sembrándose, emergiendo ante nuestra mirada como cruces infinitos.

                                            Cruces infinitos...

Cruces infinitos…

Daba igual el que escogieras. Daba igual. Porque si errabas, sin perder la sonrisa, volvías a la encrucijada en busca de un nuevo reto. Todo un desafío.

Caminar por caminar, descubrir… sencillamente vivir.

pasos perdidos 4

Caminar por caminar…

Poco a poco, fuimos descubriendo que de la mano realmente todo era más sencillo. Que la marcha era más cadenciosa, y que no había cansancio sintiéndola a tu lado. Tal vez nos costó encontrar la compañía para tan prodigioso viaje; pero en realidad hallarla fue la más maravillosa de todas las travesías. La más compleja, sí, pero la que nos dio alas para levantarnos cuando nos faltaba el ánimo.

Y si el sol aprieta con fuerza, allí te tengo. Y cuando la rodilla se clava en la tierra, su mano en el hombro y su mirada lo calma todo. Cómo olvidarlo…

Pero sin darnos cuenta, con el paso del tiempo elegir se nos fue haciendo más difícil. Apenas quedaba tiempo para tomar aliento, había que llegar rápido como fuera. Sin pausa. Sin calma… sin alegría.

O tal vez sencillamente dejamos de disfrutar del paisaje, de los nuevos descubrimientos, para pensar solamente en llegar al final de cada trayecto. Sin saborear cada momento. Del simple placer de sentirte vivo…  

Pero todo sigue ahí y no podemos olvidarlo.

Puede que nos hayamos sentado a la vera para ver pasar a otros. Para tomar aire, o simplemente pensar más despacio por donde continuar la senda. Pero hay que levantarse de nuevo.

Hay tanto que descubrir y tan poco tiempo…

pasos perdidos 6

A tierra mojada…

Hoy, voy a calzarme de nuevo y cogerte fuerte. La brisa es fresca y el sol calienta. Huele a tierra mojada, y a abrazo de mi madre; a risa de amigos y a tus besos. Y el aire, a Sur en primavera…

No me sueltes, yo no lo haré nunca. Andaremos despacio de nuevo, como antes. Y a cada vuelta, déjame caracolear con tu pelo y tu risa.

Saborearemos cada día como si fuera el último. Sin resignarnos a perder lo que aún nos queda de niños, y así salvarnos de tanto olvido y tristeza. 

Y que vengan los que quieran. Los que están y los que todavía se esperan. Los que crean que en cada revuelta hay sembradas esperanzas, pero que si no las encontramos, juntos todo es más sencillo.

Sin olvidar quienes somos y de donde venimos. Pero si lo hacemos, bastará mirarnos a los ojos para recordarlo y salir de ese oscuro Reino.

¡Hay tanto camino por delante al otro lado!

Dame tu mano, y viajemos…

Dame tu mano...

Dame tu mano…

…………………………

 

DEDICATORIA:

A la vida, al camino… 

A tus ojos que me hablan, hoy más que nunca…

DESPACITO…

DESPACITO...

DESPACITO…

Para escuchar oyendo…

 

……………..

 Carta desde algún lugar del mundo…

5 de Agosto de 2014.

Llegaste despacito. Llamando a la puerta del corazón con tu mano diminuta, dibujada milagrosamente en días cargados de esperanza. Viniste para quedarte. Para pintar de colores nuestros días grises; para salvarnos de tristezas y melancolías, y abrirnos de par en par las puertas de tus ojos grandes.

Te esperábamos. Sí. Desde hace mucho tiempo.

Como se espera al sol una tarde de otoño. Como esperan los campos resecos el rocío de la mañana, o mi mejilla siempre… su caricia.

Para así devolvernos a la vida con la tuya y sembrarnos de paz; para dejar de olvidar lo importante, lo esencial. Lo que alimenta nuestro ser más profundo.

Y al llegar pusiste olor a la alegría. Aroma a los sueños de tu piel que huele a gloria bendita, y a savia que renace con promesas de nuevos caminos; los tuyos. Los que recorrerás a nuestro lado para tejer tus días poquito a poco. A la luz de este sur que hoy te recibe con los brazos abiertos.

Gracias pequeña.

Gracias por hacernos volver a la tierra fértil. A esa que espera que la sembremos de ilusiones nuevas, como la tuya, para continuar la travesía. Para seguir adelante, para dibujar horizontes nuevos.

Tu primera mirada...

Tu primera mirada…

No olvidaré nunca tu primera mirada. La sonrisa de mi hermana, tu pelo ensortijado y tu piel canela. Canela de tierra adentro y de dulzura. Canela de calma y de buenaventura.

Quiero que sepas que aquí me tienes. Con todo lo que soy y lo poco que tengo. Para lo que necesites, y lo que no, aquí está mi mano curtida. Mi corazón y mis horas, que ya son tuyas. Déjame quererte más de lo que ya te quiero, desde que supe que ibas a ser claridad para todos. Desde que una voz temblorosa me anunció que llegabas con “la calor” de este verano que ya te acuna. 

Teñirá de azul...

Teñirá de azul…

Hoy la luna se vestirá con sus mejores galas, para recibirte. Y teñirá de azul tu primera noche. Madrugada larga de horas para perderse en tu presencia; para una madre que te acunará dulcemente, para sentirte tan cerca que no habrá espacio… 

El cielo hoy ha perdido una estrella, que se ha hecho chiquilla de tu mano. Para devolvernos de tu boca la sonrisa. Y allá arriba, hoy alguien sonreirá también  contigo, tesoro…

Ha perdido una estrella...

Ha perdido una estrella…

Y sin tocarte, te arrullará como siempre habría querido, a fuego lento de cariño, como se tejen los grandes amores.

Bienvenida Alba. Bienvenida…

Alba

Bienvenida…

 

……………..

DEDICATORIA:

 

A mí querida sobrina Alba.

A la sonrisa tierna de mi hermana.

A tus ojos que me hablan…

AL OTRO LADO…

AL OTRO LADO...

AL OTRO LADO…

Para leer escuchando…

……………….

 

No lo pienses. Está más cerca de lo que crees. Tal vez sólo necesitas dar un paso atrás y mirar hacia delante. Como si fueras un extraño y te observaras desde fuera. Inténtalo, no pierdes nada… entonces, de pronto, todo aparecerá más claro. Nítido, sencillo.  

Pasamos los días dando excusas a la vida, sin mirarla a la cara, sin comprometernos. Viajando al nunca jamás de la rutina que nos enreda, para no encontrarnos. Cuando en realidad, estás a la vuelta de la esquina, a un latido.

Andamos con zapatos que nos aprietan en el camino. Con miradas que no son las nuestras. Con abrazos guardados,  porque el tacto se deja para el Smartphone. Con tanto que dar, y tan poco tiempo para hacerlo. Como si lo importante fueran las horas y no lo que encierran.

Y todo un mundo interior, lleno de luces, se encierra en ti, en mí, en nosotros;  y simplemente nos dejamos llevar…

Sí, retrocede, obsérvate, y a lo que te rodea. Tantas cosas, tantas gentes a nuestro lado que muchas veces no tenemos en cuenta. Tanto que dar y tanto que recibir. Y tan poco tiempo…

Cuando lo hagas te sentirás extraño. Casi te costará reconocerte. Porque sin darte cuenta habrás olvidado mucho de lo que buscabas, para conformarte con lo que la vida te pone en el camino; en lugar de buscar caminos para encontrar lo que soñabas.

Desde fuera, somos diferentes. Distintos. Pero el mundo nos ve como ahora nosotros nos vemos. Y tal vez, no nos gustemos. Tal vez; pero estamos a tiempo.

Bajo la hojarasca...

Bajo la hojarasca…

Cálzate las botas de nuevo, y sal a buscarte. No estás tan lejos. Tan sólo adentro, perdido bajo la hojarasca de años y renuncias. Sigues teniendo la misma mirada de siempre, el mismo corazón alegre, las mismas manos que buscaban las de otros para compartir y construir juntos. Sólo hay que limpiar un poco la herrumbre.

Desempolva tus sueños, y sácales brillo. Relucirán a pesar del paso del tiempo, y te gustará volver a saludarlos, porque a pesar de todo te siguen esperando. Mira a través de ellos y poco a poco volverás a ver el mismo cielo de siempre.

Sonríe, sí…

Con esa sonrisa del que comienza. Porque ahora, de nuevo, comienzas.    

Con la mochila recargada de esperanza en que es posible, en que todo tiene sentido si sabemos dárselo. En que a pesar de todo siempre podemos volver a comenzar de nuevo. Como aquel primer día. Como hoy.

Abre tu corazón y comparte. No tengas miedo al ridículo o a lo desconocido. Dale a la vida todo lo que llevas dentro porque encerrado en tu interior no ha servido ni sirve para nada. Se tú mismo con todas las consecuencias, pero sin más disfraces. Deja que te quieran y quiere.

Mira al cielo.Y si no ves las estrellas, busca otros ojos que te las muestren. Veras qué fácil es volver entonces a ver su tintineo. Tal vez solamente llevabas demasiado tiempo sin alzar la vista.

Tus sueños...

Tus sueños…

Deja lo que no te interesa y busca lo que necesitas, lo que te gusta, lo que te llena el alma. Y si para ello tienes que lanzarte al vacío… hazlo. Tan sólo el intento merecerá la pena. No hay nada mejor que intentar alcanzar tus sueños. No probar sería la peor de las tristezas.  

Y sobretodo ama. Sin límites. Sin horas, ni esperas. Amor de todos los colores, de todos los sabores. De norte a sur, de día y noches. Demuestra lo que sientes a los que te quieren sin esperar que te lo pidan. Abraza por el simple placer de sentir su presencia, su aroma. Dilo, siéntelo, no hay mejor cura…

Sin límites...

Sin límites…

 […]

No lo pienses. Está más cerca de lo que crees. Tal vez sólo necesitas dar un paso atrás y mirar hacia delante.

Al otro lado…

Dentro de ti.

……………….

DEDICATORIA:

A tus ojos que me hablan… y me enseñan estrellas.

A LA RIBERA…

A la Ribera...

A la Ribera…

 

Luz, color y viñas nuevas.

Olores de paz nos envuelven.

Libres nos miman, me elevan.

Sobre la loma… atardece.

 

Ven conmigo, aquí a mi vera.

Que a la Ribera florecen,

Mil besos de primavera,

Que de verano parecen.

Caminos...

Caminos…

 

Caminos, perfilan tierras.

Senderos, historias y gentes.

Que a tus ojos toman forma,

Y de tus manos emergen.

 

Que el vino escancie mis penas.

Que tu alegría me lleve,

Por callejuelas dormidas,

Por pueblecitos que duermen.

 

Por Callejuelas dormidas...

Por Callejuelas dormidas…

Que los sueños cobren vida.

Para despertarnos siempre,

En aldeas olvidadas,

Pero encontradas al verte.

 

Y me pierdo en tu mirada,

En tu cintura, en tu vientre.

Me pierdo para encontrarla,

Me encuentro para quererte.

 ………..

 

DEDICATORIA:

 

A tus ojos que me hablan…

A las tierras y las gentes de la Ribera del Duero.

………..

 

 

Para terminar escuchando…

 “Eres un cielo cargado de estrellas…” 

 
TIRITAS PARA LA TRISTEZA...

TIRITAS PARA LA TRISTEZA...

Para leer escuchando…

……………………

 Carta desde algún lugar del mundo…

 

¿Quién no ha buscado alguna vez la solución mágica para sus males? 

Para nuestras penas y nuestros fracasos. ¿Quién no?

Para todo aquello que aunque invisible, se nos dibuja en el rostro una mañana cualquiera, casi siempre sin avisar y sin estar preparados.

Un bálsamo, sí.

Uno para las heridas. Esas que no sangran, pero que duelen como ninguna. Las de dentro, las de lo más profundo; las del alma…

La vida; la mía, la nuestra, se construye; la construimos a cada instante. Para envolvernos sin darnos cuenta con sus colores, con tonalidades de una paleta de la que no siempre somos pintores. Y si lo somos, muchas veces más aprendices que maestros.

Trazos gruesos, trazos finos…

Camino...

Camino…

Delicados o ásperos; pero que dibujan en el aire emociones y vivencias que marcan el paso de nuestro tiempo. Sinfonía de horas que nos modelan, que nos anclan o nos liberan. Que nos hacen como la huella al camino.  

Camino del que no siempre somos conscientes, ni cómplices. Que muchas veces no saboreamos por el simple placer de recorrerlo, de hacerlo nuestro, absortos simplemente en el horizonte. Extraviados en conseguir logros y metas más que en paladear cada segundo, cada paso.  

Y no siempre los matices son brillantes. No siempre.

A cada paso...

Cada paso…

A veces la vida nos regala horas amargas, para devolvernos a la tierra, de rodillas. Para volver a oler de cerca su esencia. Al simple terruño regado por aguas saladas, las nuestras. Y así dejar de sentirnos eternos, absolutos y volver a ser lo que siempre fuimos… seres de paso.

Y entonces, parece que perdemos el rumbo y hasta el norte.

Que lo que era sencillo se vuelve imposible, y la loma se torna montaña. Que falta el aire, la paz, y el sosiego. Y ya no encontramos soluciones, porque tal vez no existen, y si las hay parecen tan lejanas…

Sí. Todos nos hemos sentido alguna vez perdidos, sin salida.

Perdid@s...

Perdid@s…

Tal vez vivimos demasiado anclados al día a día, a la rutina que nos pone un corsé invisible que nos aleja de lo importante, y cuando este se presenta, a veces nos devuelve la humildad, para sentirnos vulnerables. Simplemente personas.

Y recordarnos, quienes somos, donde estamos y a quien tenemos.  

Pero si buscamos dentro, hay respuestas. Solución donde siempre lo ha habido, alivio para el desconsuelo.

Tal vez pensemos que para esto no hay tiritas, que no se fabrican. Que no hay factoría para tan necesario producto, ni farmacia que las venda. Pero las hay, si sabemos buscarlas…

Tan cercanas, que pasan desapercibidas.

Tan baratas que no les echamos cuenta.

Tan sencillas, que no las recordamos.

Abrir los ojos...

Abrir los ojos…

Basta tan solo abrir los ojos, para verlas. Para sentirlas. Y entonces cuando todo parece imposible, aparecen. Porque siempre han estado ahí, cada día, pero lo habíamos olvidado.

Y en un instante, calman nuestras heridas. Alivian nuestros pies cansados, y de nuevo, vuelve la luz al sendero.

Las hay. Yo llevo unas cuantas sobre la piel herida.

Son las de la ternura y el abrazo.

del abrazo...

Y el abrazo…

Las de aquí me tienes; las de la mirada que te envuelve, las de la mano y la calma.

Son las de la sonrisa y el cariño. Las de las noches contigo. Las de a cualquier hora o momento… pero a tu lado.

Las de unos pocos y las de muchos.

Las del AMOR con mayúsculas.

Sí, yo las llevo, no tengáis miedo.

Hay tiritas para la tristeza… y para la esperanza.

 

Para la esperanza...

Para la esperanza…

……………………

DEDICATORIA:

 

A tus ojos que me hablan más que nunca.

A la memoria de mi Padre.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 62 seguidores