Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17 mayo 2014

UNA LIGERA BRISA…

Una ligera brisa...

Una ligera brisa…

Para leer escuchando…

……………………….

A veces basta una ligera brisa para saber que hay que cambiar el rumbo.

Liviana…

Que llega cuando todo parece estar en calma; pero a veces con el tiempo y la vida aletargados, entre algodones de rutina que lo envuelven todo.

Un aire fresco que te acaricia la mejilla y el alma. Adormecidas; esclavas de silencios que no rompen a gritos el espacio que hay ante nosotros.

Sí, a veces basta ese vientecillo una mañana cualquiera.

Para darnos cuenta que es necesario abrir las ventanas y dejarle paso. Para que nos sane por dentro y nos libere. Y así, llevarnos hacia aquellos nortes donde nos dirigíamos antaño y que hemos olvidado. Y regresar a la senda perdida, dejando de ver pasar la existencia desde el arcén del abandono.

… Nortes.

Un aire nuevo que puede vestirse de abrazo. De beso. De un te quiero.  De una tarde de verano y una mirada. De un cielo compartido, o de una sonrisa; o simplemente llega y te acaricia, sin más. Casi como un susurro… 

Entonces se pone el traje de paseo y sale a saludarte un día cualquiera.

Su traje de paseo...

Su traje de paseo…

Y te busca allá donde estés, sin importarle nada. Sin esperas, ni excusas… sin miedos ni pausas.

Te aborda, te lleva, te envuelve. A la vuelta de cualquier esquina. Sin que puedas resistirte porque no queda tiempo, y porque lo necesitas. Para desnudarte de emociones vacías, y elevarte sobre la duda y la desesperanza.

Y entonces, sin saber como, en ese momento sutil del cambio, tan dulce que casi duele, vuelves de nuevo a sentirte libre. Vivo. Sanadas las heridas… Porque todo a veces es más sencillo, más simple; bastaría con dejarte llevar sin pensarlo, aunque no sepas adonde te lleva el destino. Eso realmente no es lo importante.

Lo importante es lo que dejamos.

Lo que no somos ni hacemos. Lo que olvidamos.

Lo que no buscamos ni decimos, y que esos cobardes silencios adormecen.

Hoy lo he sentido en mi cara. No me preguntéis cómo ni porqué. Solamente he notado su presencia y me he dejado llevar, sin mirar atrás, sin dudas.

Y he pensado que realmente todos deberíamos y podríamos ser ese viento nuevo e insuflar ilusiones. Hacia dentro y hacia afuera. Derramando deseos para henchir esperanzas. Bastaría sentirlo y ponerse a ello. Querer cambiar y ser cambio. Hay tanto bueno dentro de cada uno de nosotros dormido, esperando sembrarse. Aguardando días mejores que nunca llegan porque fueron ayer o serán mañana.

Y mueren.

Sí. Dejamos morir horas que podrían vivir para siempre, hechas recuerdos inolvidables. Porque nada es eterno, y hoy siempre, siempre es el mejor mañana para hacerlo.

Porque ningún abrazo no dado vuelve. Ni nunca habrá el mismo azul en el cielo como el de ahora mismo. Simplemente eleva tu vista y mira.

...el mismo azul en el cielo.

…el mismo azul en el cielo.

Porque sin darnos cuenta, habremos perdido tanto a cada segundo, en cada instante perdido, que no habrá vidas para reemplazarlo.

Y si no llega, yo quiero serla.

Revolotear frente a ti, frente a vosotros. Hacerte cosquillas en el corazón y llevarte conmigo a cualquier parte. Buscar dentro de los que quiero, los que conozco o no, pero aún me esperan sin saberlo. Tesoros que sólo brillan si sabemos verlos con otros ojos.

Al camino perdido.

Al camino perdido.

Sí. A veces basta una ligera brisa…

………………………. 

 DEDICATORIA:

A Beatriz.

 

 

 

 

Read Full Post »