Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 abril 2015

DE PUNTILLAS…

apuntillas3

Para leer escuchando…

……………………………

No sé ni quiero andar de puntillas, prefiero despeinarme. Saborear el tiempo como un regalo para pintar cada día como si fuera el último. Sentir más y pensar menos. Lo prefiero.

Me gusta hacerle caso al corazón y al latido de lo que nos emociona. A lo que se dice sin palabras. A lo verdadero. A lo que perdura por encima de todo y de todos. Y me gusta la gente que piensa así, esa que hace lo que dice y dice lo que siente. La que arriesga por ello.

No. De puntillas no…

Ni andamos ni hay camino porque perdemos el pulso de lo cercano, el tacto de la hierba bajo nuestros pies, la lluvia en la cara; el viento en el rostro aunque nos aturda. Y porque al final todo es un poco cuestión de creerlo, de soñarlo, de intentar que las cosas sucedan. Y para eso hay que andar con paso firme, aunque a veces el destino juegue con nosotros al escondite; el secreto siempre es no cejar en la búsqueda.

Bajo nuestros pies...

Bajo nuestros pies…

No me gusta la gente que pasa por la vida sin comprometerse, sin mirar de frente. Los que quieren ser lo que no son y no ser ellos mismos. Siempre con palabras adecuadas para cada momento, pero desnudas de confianza. Prefiero una verdad dura pero sincera a un halago vacío. Porque las palabras son hermosas pero los gestos mágicos; y las acciones lo son todo. Así que no se puede ser al mismo tiempo mar y tierra. Luz y penumbra. A la vez viento y calma. De igual forma el todo y la nada. Mejor siempre ser uno mismo y que te quieran por ello. Y además nunca es tarde, nunca si lo intentamos. Si nos dejamos llevar por lo que llevamos dentro y no por lo que no somos. Si andamos descalzos pero con los pies en la tierra que sembramos y nos siembra.

La vida a veces te regala mensajes si sabes verlos y no vives con los ojos cerrados. Para dar y para darnos sin complejos ni puertas entreabiertas. Quizás es arriesgado, pero vivir lo merece sin duda alguna. Y porque además las mejores cosas llegan cuando menos te lo esperas; como un regalo tardío con la última marea. Y es que cuando alguien no encuentra el momento, el tiempo ya es lo menos importante…

Con la última marea.

Con la última marea.

Los seres humanos sin duda somos complejos. Llenos de maravillosas aristas que nos hacen únicos. Amarlas en otros es sin duda el viaje más difícil pero a la vez maravilloso. Mejor darle siempre una oportunidad al destino del que no siempre somos conscientes si andamos con la coraza puesta.

Y así, disfrutar del valor de las cosas cercanas, del roce de lo pequeño a la vista pero grande en emociones. Del sabor de lo que realmente mueve el mundo.

No, no andemos nunca de puntillas…

Pisemos fuerte por la vida como si a cada paso se abrieran nuevos caminos. Desgastaremos la suela, pero dibujaremos en el rostro más sonrisas. Y dejemos siempre que la gente nos acompañe en ese viaje; al lado, detrás o delante. Sin prejuzgar. Dando una oportunidad a lo que todos atesoramos dentro y que a veces solo fluye desde la ternura, porque no hay nada que la supere. A ese dulce aroma de lo invisible, al suave roce de su magia. La que se esconde a veces en las estancias más pequeñas del interior de cada uno.

apuntillas8

En la vida como el amor no caben medias tintas. Es todo o nada. A lo demás pueden llamarlo como quieran pero no es amor ni es vida. Así que mejor siempre desempolvar nuestros sueños, esos que relucen a pesar del tiempo y pasar a saludarlos. Sin miedos y a cara descubierta. Todo se volverá de otro color, a veces con ligeros tonos grises, pero color al fin y al cabo.

Nadie esta preparado para vivir como nadie para enamorarse. Pero no hay nada comparable a la primera emoción al sentirlo…

Así que mejor vivir a corazón abierto.

 

……………………………

 apuntillas10

……………………………

DEDICATORIA:

A l@s que no viven con los ojos cerrados.

Anuncios

Read Full Post »

INSTANTES…

AINSTANTES 5

Para leer escuchando…

………

Por instantes…

 

Sueño con tus ojos prestados,

Y palpo la vida con tus manos tiernas.

Camino con tus pies descalzos,

mientras bajo ellos nos creció la hierba.

 

Por instantes.

 

Por tu piel...

Por tu piel…

Respiro por tu piel y por tu alma,

Marcando el paso del tiempo con sus latidos.

Navegando solo por tu esperanza.

Solo; pero solo contigo.

 

Por instantes.

 

Alzo el vuelo y abro mis alas.

Y me dejo guiar por tus caricias y mi deseo.

Por tus flaquezas y por las mías.

Por tus vacíos y por mis miedos.

 

Por instantes.

 

Me pierdo para encontrarte.

Y encontrándome, te pierdo.

Y sin salir a buscarte,

Te tengo aunque no te tengo.

 

Te pierdo...

Te pierdo…

Por instantes…

 

Tal vez ahora, quizás mañana.

Por instantes; por momentos.

En mi tempestad o en tu calma,  

Por mis cielos…  por tus infiernos.  

 

Pd: Un instante para sentirse siempre…  

……… 

DEDICATORIA:

 Ni un día sin tu poesía…

 

Read Full Post »

amadison 7

NUESTRO MADISON…

Esta es la segunda parte de otro Relato, que debéis leer para entender

el porqué de esta Historia…

“NUESTRO PROPIO MADISON”.

https://paraelviento.wordpress.com/2012/11/22/nuestro-propio-madison/

[…]

Para leer escuchando… 

[…]

Al cerrar la puerta la casa quedó en silencio. Uno de esos que parecen flotar en el aire buscando una respuesta.

Las horas habían pasado para ella casi sin darse cuenta, y solo podía recoger y guardar dentro tanto cariño; toda la ternura que los suyos habían dejado sembrada por cada rincón entre aquellas paredes.

A ella, ya no le quedaban lágrimas. Sus ojos estaban secos.

Pero su alma rezumaba nostalgia, una melancolía que guardaba para sí administrándola a dosis pequeñas. En cualquier lugar; al levantarse, al acostarse. En la vigilia o en el sueño. Por los pasillos o sobre aquel sofá compañero de recuerdos, compañero. Y aunque no había logrado después de un largo año acostumbrarse a su ausencia, si había conseguido al fin comprender que no volvería a sentir su mano cada mañana. Sus buenos días balsámicos. Sus tozudos –te quiero– eternos que la envolvían cada día hasta la noche y que ahora comprendía. Sí, comprendía mejor que nunca.

María, se acercó a la cocina para preparar el café como él le había enseñado, moliendo en el mismo instante el grano antes de llenar la cafetera y así dejar que la estancia rebosara de aquel olor que tanto le gustaba. La cerró como pudo y se dejó caer sobre la encimera, para observar como aquella italiana dejaba escapar la primera humeante señal, y sin saber como, todo le transportó a su presencia.

Había tantas cosas que no había podido contarles…-meditó-   

Tal vez porque nadie las entendería, ni siquiera ellos, los protagonistas. O seguramente porque solo la distancia podía hacer que las vieran con una sonrisa, aunque en el fondo encerraran sus propios miedos o sus más íntimas victorias. Las que se consiguen en el campo de la vida cada día sin espectadores, sin vencedores ni vencidos, sin más prorrogas que el propio paso de los días que lo suavizan todo, dándole sentido a lo que antaño parecía imposible, pensó.

DIBUJADO EN SUEÑOS...

DIBUJADO EN SUEÑOS…

Y ahora; ahora que había pasado toda una existencia a su lado, al mirar atrás todo le parecía como dibujado en sueños. Con trazos invisibles de los que ella misma no se percibía como autora, o tal vez porque habían dejado de tener la importancia de aquellos primeros instantes, nerviosos e imprecisos sobre el lienzo desnudo de un amor que nacía; y que hoy en su interior era el mejor de los oleos que jamás pensó haber pintado.

Lo dieron todo, aunque no fue sencillo, meditó mientras daba el primer trago en su taza de siempre.

A ella le había costado darse cuenta de lo que aquella historia representaba porque le pilló de sorpresa, como siempre le ocurría, incapaz de ver lo que al otro lado estaba ocurriendo. Y tal vez, su vida sencilla e independiente, se tambaleó una tarde cuando aquel hombre le dijo que la amaba mirándola a los ojos. Sin anestesia. Sin envoltorios. Para cimbrear su alma como una espiga al viento, y dejarla sin palabras y sin respuestas.

Recordó entre sorbos lo que sucedió en aquellas siguientes horas. La noche, perdida ya en sus recuerdos, en la que no pudo pegar ojo. En la que aquellas dos palabras retumbaban en su mente como cinceles sin que fuera capaz de explicarse por qué no se había dado cuenta, por qué no lo vio llegar. Como si el amor tuviera tarjeta de visita…

Aquella madrugada en la que ella solo buscó respuestas; cuando solo hubiera tenido que dar gracias por haberse encontrado; aunque ahora después de tantos años todo pareciera tan obvio y tan sencillo.

Y es que tenía que reconocer que nunca había sido una mujer de amor a primera vista. No. En eso eran como el agua y el aceite. O tal vez que no estaba preparada, lista para afrontar de nuevo el riesgo después de haber saltado al vacío sin red y haber quedada exhausta. Varada en la arena del desafecto, de la desconfianza, de ese dolor quedo del desengaño.

Pero aquel hombre supo verlo. Quiso ayudarla a salir de aquella playa solitaria y se dejó el corazón en el intento.

Me quiso a pesar de mis vacíos, y mis ausencias-pensó entre lágrimas.  

MIS VACÍOS....

MIS VACÍOS….

Dos veces le negué el pan y la sal. Para ser yo la que lo dejaba abandonado sin avisar y sin penitencia; aunque con todos los remordimientos que mi corazón podían soportar. Para volar lejos, para intentar olvidar ese amor que me aturdía, que me hacía sentir constreñida, sin aire, sin fuerzas, pensaba. Sin darme cuenta que solamente intentaba luchar contra una corriente que no pretendía llevarme a ningún sitio sino dejar que sus aguas me abrazaran, se dijo.

Pero a pesar de todo –recordó- aquel hombre se rehízo de entre aquellas cenizas; las más dolorosas, las del desamor y la desesperanza. Aferrado a un amor que solo intentaba ser, dar y compartir. Que no pretendía cambiarla sino amarla con todas las consecuencias.  

Cualquier otro, hubiera huido, hubiera tirado la toalla-dijo María en voz alta, cerrando los ojos entre lágrimas. 

Porque el dolor de no sentirse amado por quien amas con toda tu alma no tiene cura ni redención alguna. Pero supo aferrarse a él para sacar las pocas fuerzas que le quedaban e intentarlo una y otra vez. Empezando de cero. Como si nada hubiera ocurrido…

Es difícil esto de amar, se dijo en silencio. Pero más aún cuando pensamos que el auténtico amor solo está en nosotros mismos, o que puede surgir en cualquier momento. Que si no es con una, será con otra persona, cuando la realidad es que es un regalo. Un tesoro. Una luz esquiva y casi imperceptible en un firmamento a oscuras del que no somos conscientes.

Soledades...

SOLEDADES…

Marcos me dio lo que tenía, pero sobretodo lo que no tenía- pensó-. Aquellas soledades que no pude ver. Aquellas noches en blanco. El dolor de perderme que le hizo fuerte y desde el que tejió de nuevo las velas para venir a buscarme. Y yo le di todo lo que llevaba dentro, como si al fin hubiera conseguido liberarme de aquellas sombras.   

Tal vez no era el hombre perfecto. Yo tampoco , ni era necesario. Pero sí fue capaz de volver siempre con la misma sonrisa y sin reproches. Los que nunca me hizo y por los que yo nunca le di explicaciones, porque en el fondo sabía que no las necesitaba, meditó.

amadison 3

No olvides Princesa que yo te quiero y lo haré hasta el final- recordó María como se lo dijo un día entre lágrimas.

Y lo cumpliste, Capitán…

Pero ahora que sé que me estas escuchando quiero decirte que tal vez nunca te amé más que en aquellas noches oscuras de dudas y olvido. Que en esas madrugadas sin luna y frente a mis propios vacíos. Como también sé cariño, que si no hubiera vuelto a tu lado, y todo esto fuera solo un sueño, tú me hubieras seguido amando hasta el fin de tus días.

Y yo, hubiera hecho lo mismo…

 

[…]

Ella dejó lentamente la taza sobre la mesa, y caminó hacia su dormitorio…

 –Buenas noches, ya sabes que te quiero, Hasta mañana…

 

 […]

amadison 6 

DEDICATORIA:

 A l@s que luchan por hacer realidad sus sueños.

Al amor verdadero.

Read Full Post »