Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 agosto 2015

AQUÍ y AHORA…

ahora

Para leer escuchando…

………………………

En algún lugar del Mundo…

Septiembre de 2015.

Ahora que te tengo cerca.

Ahora que puedo decirte las cosas mirándote a los ojos, sin más esperas, sin más explicaciones, sin más… No sé si encontraré las palabras adecuadas, aunque a veces no sean necesarias.

Sucediste sin más. Quiero que lo sepas.

Porque la vida no tiene salvoconducto para las emociones, y muchas veces lo olvidamos; y cuando aparecen, nunca estamos preparados. Pero no importa; porque en ese momento es como si el puzle encajara milagrosamente y cada pieza encontrara sola su espacio dentro de uno mismo. Y sin saber como, todo entonces tiene sentido.

Nadie sabe cuando ni como va a suceder hasta que ocurre. Y en esos momentos cualquier razonamiento carece de sentido; la vida no debe explicarse sino vivirse, porque si hay que explicarla no es vida.

ahora2

Todos caminamos con la coraza puesta de alguna u otra manera. Nos salvaguarda las heridas, nos salva incluso de nosotros mismos, pero siempre deja una rendija abierta. Una pequeña ventana al interior a la que solo se asoman quienes realmente quieren conocerte. Y cuando ese milagro ocurre, se convierte como por arte de magia en puertas abiertas; y un aire fresco y nuevo te recorre por dentro para liberarte. Y tengo que decirte que nunca sentí como contigo esa brisa.

Sé que has llegado para quedarte. No es necesario que te pregunte, ni que yo lo haga a mí mismo. Lo sé, y no necesito respuestas porque me las has dado todas de repente.

No tengo miedo. No quiero que lo tengas.

No quiero cambiarte. Yo no voy a hacerlo.

Sé que habrá siempre un espacio nuestro y una tierra tuya. Que habrá caminos donde pasear juntos, y calles solitarias para encontrarte. Como sé que aún en mi soledad y en mis silencios, habitará tu nombre sin pronunciarlo.

Sí. Llegaste despacio.

ahora3

Me aferré a tu mirada; a tus manos que me salvaron del naufragio y a tu sonrisa que me abrió todas las puertas, que encendió todas las luces, que sembró tu paso de ternura.

Sí. Y ahora que te tengo cerca. Ahora, quiero contarte que no me perteneces. Ni yo a ti. Que no soy tuyo, pero que me tienes al completo.

Y aquí y ahora que puedo verte, quiero decirte, que formas ya parte indivisible de mi alma…

ahora1

……………………

DEDICATORIA:

A tus abrazos tiernos…

Read Full Post »

LA MAGIA…

3

Para leer escuchando…

La vida es un ramillete de instantes que alguna vez fueron sueños…

………………………

 

Tan solo tuve que verte.

Tan solo un instante en el que todo se detuvo. Como si el tiempo bailara frente a mis ojos, perdidos en los tuyos, una danza invisible. Con pasos quedos, que nos elevaban sobre la multitud difuminada en aquella enorme estancia. Y nada existía…

... nada existía.

… nada existía.

No me lo preguntes, pero sentí que volvía a casa; o tal vez que nunca me había ido de ella; tan solo que la andaba buscando allá donde nadie nos ve, donde todo es posible. Y bastó un abrazo para abrir de nuevo la puerta; para saber que por fin la había encontrado y que ya no quería marcharme nunca.

Recuerdo que te miré despacio. Que no entendía bien que sucedía, porque cuando ocurre uno se queda sin palabras, sin aliento, sin heridas; solo con aquella emoción que puede con todo. Como aquella primera bocanada de aire limpio en un corazón que latía de nuevo.

...de aire limpio.

…de aire limpio.

Sé que no fuiste a encontrarme, ni que yo te buscaba. Que no te esperaba aunque te soñaba. Que aunque pueda extrañarte no necesité ni un solo segundo para amarte; porque hay segundos que realmente valen toda una vida, y fueron mil vidas de ida y vuelta en aquella tarde.

Dibujaste sonrisas, sembraste esperanza; y a su sombra surgieron horas que no olvidaré nunca. Recorrí de tu mano mil senderos, mil aceras. Y sentí que ya nada volvería a ser lo mismo en aquella bendita plaza envuelta en tango, ron y ternura.

Tango...

Tango…

Sucediste. Como un milagro. Como nunca había esperado, pero como soñé siempre. Con tus manos dulces y tus ojos que me hablaban. Perdidos en mitad de la gente para encontrarnos.

Solo me queda pedirte que no cambies, déjame tan solo acompañarte. Daré rienda suelta a tus sueños y los haré míos. Y no hará falta nada más que tu presencia, cuando el sol salga y todo sea posible. Curaré despacio tus heridas como tú ya has sanado las mías. 

Porque hay un suspiro en el viento. Un eco que al Sur me trae tu nombre. Un pulso que me habla de ti, de tu presencia. Cuando cierro los ojos, y ahora sí, por fin… apareces.

amagia9

Apareces…

……………………….

DEDICATORIA:

A tus abrazos tiernos.

Read Full Post »

PERDIDOS…

aperdidos8

Para leer escuchando…

Me gustaría agradecer a la maravillosa fotógrafa Laura Caruncho por dejarme usar sus preciosas imágenes, que nos hacen ver más allá.  

http://mlauracaruncho.wix.com/laura-caruncho

………………………

Me gusta la gente que se pierde.

Esa que a veces creemos ver deambulando por la vida, y que a simple vista parecen sin rumbo. La que no siempre sonríe enlatado, ni siempre va a la moda, aunque la cree. La que no parece de la tribu y dejamos pasar sin apenas rozarlos, sin intentar comprenderlos.

Esa gente; la que se pierde pero arriesga; la que lo intenta aunque no lo consiga, pero lo intenta. Porque al final de sus ojos descubrí siempre la mayor ternura, solo tuve que cruzar una mañana cualquiera la calle de su mirada. 

Las tenemos cerca. A veces no sabemos donde acaban y donde empezamos nosotros, pero siempre nos da vértigo entenderlos. Porque es más sencillo caminar por la acera seca en vez de bailar bajo la lluvia. Aunque una vez bailado, nada vuelva a ser lo mismo…

Tras su mirada se esconde una tristeza infinita, casi puedes rozarla cuando te acercas. Cuajada en mil batallas, en mil derrotas, pero tan tierna que te envuelve como una tarde de verano. Y a su lado, cuando decides que ya no son tan diferentes, todo toma otro ritmo y otro sentido. Dejas de pensar en lo que importa para centrarte en lo importante, y la vida fluye de nuevo como jugando entre los dedos; jugando sí, pero sintiéndola más cerca que nunca.

Perdidos. Perdidos pero buscando hallarse. Los locos y locas más cuerdos, porque al menos saben que lo están e intentan remar a su manera hacia la orilla. Cuánta gente hay perdida sin saberlo, me digo cada vez que los tengo cerca. Porque caer no es el problema sino el camino, nadie se levanta si no se ha puesto en marcha nunca.

Su tacto...

Su tacto…

Me gusta su tacto cercano. Su sonrisa a veces atribulada, como escondida tras una mueca cargada de melancolía. Sus abrazos sin manos. Sus palabras mudas. Sus guiños con los ojos cerrados pero el corazón abierto.

Tengo que reconocer que al cruzar su calle me ganaron para siempre. Y que ya muchas veces todos los demás me parecen extraños, hasta yo mismo. Como si estuviesen mucho más cerca de la verdadera felicidad, aún sin saberlo, que el resto del mundo.

Perdidos, pero no perdedores.

Porque arriesgar por lo que crees aunque sea a contracorriente, aunque te extravíes, aunque sientas que remar así te deja sin fuerzas, no te hace más débil sino todo lo contrario. Al fin y al cabo, nadie sabe si puede conseguirlo si no lo intenta, y ellos son los héroes y heroínas del fracaso.

Pero lo que no podré olvidar nunca es su mirada. A su lado he descubierto que no solo es cuestión mirar, de caminar la vida creyendo que la recorremos sin más. Se trata de ver. De explorar. De perderse en ella hasta no encontrarse, para dejarse llevar por lo que el corazón nos dicte. Sencillamente, de vivir.

Habitaciones preciosas...

Al otro lado…

No hay demasiada gente capaz de ver más allá. Al otro lado de lo convencional, de lo tangible. Porque cuántas veces buscamos fuera lo que simplemente tenemos dentro de nosotros mismos o de los que nos rodean. Habitaciones preciosas; que no recorremos si no somos capaces de contemplar lo que nos envuelve con otros ojos, aunque tantas veces nos haga vulnerables y nos lleve a la nostalgia porque no nos guste lo que vemos.

Perdidos. Perdidas, pero para encontrarse.

Puedes tenerlos al otro lado del rellano. Tal vez cogen contigo el metro cada mañana, suben el ascensor junto a ti, o te acompañan en el trabajo. No es tan difícil, puedes intentarlo. Deja que un día cualquiera te enseñen ese barrio desconocido de su existencia. Simplemente déjate llevar por su música y por su andar distinto. Los reconocerás enseguida porque tienen limpia la mirada. Entonces,  olvida por una vez lo que el mundo piensa.

Tal vez al final descubras como yo aquella mañana, que nada es como parece. Que su visión de la vida es diferente porque ven al otro lado de las cosas, y comiences así a ver con un prisma hecho de otras emociones.

Para descubrir a su lado, que nunca estuvieron perdidos; y que tal vez seas tú el que puedas a aprender junto a ell@s el camino de vuelta…

El camino de vuelta...

…de vuelta.

……………………..

DEDICATORIA:

A los que se pierden para encontrarse, para encontrarte.

A mi amiga Kate…

A los que quieren ver más allá.

Read Full Post »